Cómo forzar las aplicaciones de Windows a utilizar una CPU específica

Ya hemos escrito anteriormente acerca de cómo crear un acceso directo que obliga a que una aplicación utilice una CPU específica, pero esta es una manera de cambiarla rápidamente. Cambiar la afinidad de un proceso significa que limita la aplicación a ejecutarse sólo en ciertos procesadores lógicos, lo cual puede ser terriblemente útil si tiene una aplicación que está tomando toda la CPU. Aquí está cómo elegir el procesador para una aplicación en ejecución de forma rápida.


Nota: En la mayoría de los casos no recomendamos cambiar esta configuración, y permitir que Windows los administre.

Cambiar la afinidad de un proceso

1. Haga clic en la barra de tareas de Windows e inicie el Administrador de tareas.

2. A continuación, cambie a la pestaña Detalles.

3. Encuentre su proceso en la lista, haga clic sobre él y seleccione Establecer afinidad en el menú contextual.

4. Usted verá todas las aplicaciones que pueden abarcar todos los procesadores del PC por defecto.

5. Simplemente desmarque las que no desea que se ejecuten y listo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *